BLOG COMECO

Chancadoras y zarandas, equipos indispensables para el proceso productivo en la mineríaxx

En un proyecto minero el primer paso para obtener el material triturado son los procesos de conminución, los cuales tienen como inicio principal separar el mineral valioso de los estériles, asegurando una producción eficiente y rentable.

Estos procesos se llevan a cabo en una planta concentradora con equipos especializados tales como chancadoras, zarandas, fajas y tolvas, formando parte de la primera etapa del proceso productivo.

En este blog les contaremos sobre las chancadoras y zarandas y su importancia en el proceso productivo minero.

¿Qué es una chancadora y cuál es su función principal?

Las chancadoras o trituradoras son máquinas diseñadas para procesar y disminuir el tamaño de algún material, en este caso de rocas provenientes de la mina, de acuerdo al ratio de reducción permisible.
La robustez, capacidad y eficiencia son muy importantes para su funcionamiento.

Sus funciones abarcan desde el hallazgo de insumos económicamente rentables hasta la obtención de una granulometría adecuada del mineral triturado.

¿Qué es una zaranda y cuál es su función principal?

La zaranda es un equipo formado por un bastidor, generalmente de metal, y una malla metálica con agujeros que se utiliza para clasificar los materiales, según su tamaño, reteniendo en la parte superior las partículas gruesas que deben ser reprocesadas y expulsando por los agujeros el material valioso. En el caso de un proyecto minero, en la parte superior quedarían las piedras y la arena se precipitaría por los agujeros.

En otras palabras, la función principal de la zaranda es optimizar el proceso de chancado y aligerar la carga circulante de estos.

¿Cuáles son los tipos de chancadoras y cuáles son sus funciones?

Las chancadoras se clasifican en primaria, secundaria y terciaria. Todas tienen la función de reducir el material obtenido de la mina, pero se usan en diferentes etapas del proceso de trituración.

La primaria tritura el material extraído directamente de las minas, el cual puede tener un tamaño de 60” para reducirlo a un producto de 8” a 6”. Las chancadoras primarias más utilizadas son las de Quijada o Mandíbula. Las chancadoras secundarias actúan en una segunda fase del proceso de trituración tomando el producto de la chancadora primaria para reducirlo a un tamaño aún más pequeño, de 3” a 2”. En este caso se emplean las chancadoras Giratorias o de Cono. Asimismo, la chancadora terciaria toma el material obtenido de la trituradora secundaria y lo reduce a fragmentos de 3/4”, 1/2”, 3/8” y 1/4”.

De estos equipos depende obtener eficientemente el material valioso de las minas.

¿Cómo cuidar mis equipos de chancado y zarandeado?
En primer lugar, se debe cumplir con las especificaciones de mantenimiento que se indican en los manuales de cada fabricante. Asimismo, es muy importante impedir el paso de inchancables dentro de los equipos para evitar que los afecten o dañen.
De la misma manera, es muy importante realizar una buena selección de los forros de las chancadoras, según el material a triturar, ya que estos suelen desgastarse rápidamente. La lubricación y el cambio de los forros de manera oportuna permiten su conservación.

Consideraciones a tener en cuenta en los procesos de trituración
En primer lugar, es importante tener en cuenta que el número de etapas que se requieren en un proceso de chancado y el funcionamiento óptimo de los equipos dependerá de distintos factores como el tamaño máximo del material a triturar, la dureza del mismo y a qué dimensión se desea reducir.

En segundo lugar, los equipos deben estar configurados correctamente dentro del circuito y se debe respetar los ratios de reducción de los diferentes tipos de equipos, es decir, no se puede pretender que durante el proceso de chancado primario se logre una reducción del producto de 20” a ½”. Generalmente se requieren 3 fases de chancado para lograr esta granulometría; fase primaria, secundaria y terciaria, y en algunos casos es necesario colocar una estación cuaternaria.

Además, se debe procurar tener un cribado eficiente, y sobre todo, no permitir que el material fino ingrese a la etapa siguiente de trituración, especialmente con materiales de alto grado de abrasividad.

También se debe tener en cuenta que antes de empezar el tratamiento con químicos, el material debe haberse procesado en cada una de las etapas de trituración, según los requerimientos de cada proyecto.

¿Qué soluciones de trituración y clasificación de materiales te ofrecemos en COMECO?

En COMECO contamos con una flota de más de 80 equipos de operación sencilla, muy robusta y confiable. Nuestra experiencia de más de 25 años en el rubro y nuestro personal altamente calificado garantizan el buen servicio y abastecimiento de los equipos de chancado y zarandeo.

Somos usuarios de las marcas que representamos en las divisiones de alquiler y outsourcing de chancado, por lo que contamos con un stock de repuestos y consumibles muy amplio, más del 60%, así como personal técnico capacitado para atender las necesidades de nuestros clientes y la de nuestra propia flota.

Actualmente representamos en equipos de trituración y clasificación de materiales a las marcas Minyu (Taiwán), MEKA (Turquía) y Finlay (Reino Unido), siendo esta última una de las más importantes en el mercado.
Respecto a nuestro servicio post venta, estamos presentes durante la puesta en servicio de los equipos y brindamos capacitación operativa al personal. Además, ofrecemos el servicio de asistencia permanente a cargo de un equipo especializado que conoce a los clientes y trabaja de la mano con ellos para solucionar problemas y ayudarle a incrementar su producción.

En COMECO somos especialistas en soluciones de trituración y clasificación de materiales.
Si deseas más información sobre las soluciones de manejo de materiales que te ofrecemos en COMECO, puedes contactarnos a: ventas@comecosac.com o al +51 996 896 771.